Introducción Imprimir

Prefacio:

El poker online tiene muchas ventajas respecto al poker presencial.
Podemos jugar a la hora que queramos (hay partidas las 24 horas del día) y sin tenernos que desplazar, ya que podemos jugar desde casa de forma prácticamente anónima.
Hay partidas para todo tipo de jugadores, desde partidas gratuitas a partidas con dinero real (con diferentes niveles de apuestas).


Por otro lado, las partidas se desarrollan con mayor rapidez, y los diferentes programas informáticos nos permiten jugar en diferentes mesas de forma simultánea; de tal manera que, siendo buenos jugadores y acompañados de la diosa fortuna, podemos maximizar los beneficios.
Hay gran variedad de torneos por satélite, clasificatorios para los grandes acontecimientos del poker mundial; de forma que es posible conseguir puestos en las World Poker Series o en el European Poker Tour desde tan sólo 6$.

Muy Importante:

El poker es un juego aparentemente muy sencillo, pero si comienzas en este mundillo no te relajes. Llegar a ser un buen jugador de poker lleva muchos años de práctica, con buenas y malas experiencias. Es importante no arriesgar grandes cantidades de dinero al principio, porque aunque creas que dominas el juego (salvo que seas un auténtico portento), es seguro que se te escapan muchas cosas importantes y vitales para garantizar la supervivencia de tu bankroll.


Un factor determinante para ser un buen jugador de poker es saber levantarse o retirarse de una mesa en un momento dado, asumiendo ciertas pérdidas. El poker es un juego, por lo que lógicamente se pueden producir pérdidas durante la partida; pero muchos jugadores, cuando llegan estos momentos adversos, pierden el control de su juego, produciéndose resultados desastrosos para su bolsillo.


No olvides que en el poker "LA PACIENCIA" es de vital importancia. Hay que saber esperar y dejar el orgullo personal a un lado. No siempre vas a ganar tú la mano. No te piques. Estudia estrategias. Analiza a tus oponentes. Varía tu juego. Solo así conseguirás ir engordando poco a poco tu bankroll.


Y por último, pero no menos importante: no pretendas hacerte rico en un día. Si te cuentan que es muy fácil forrarte jugando al poker te mienten. Es cierto que puedes tener un buen día; pero ganar de forma sistemática (o incluso vivir de ello) exige una gran dosis de disciplina y método. Hay que mantener la calma. Ten en cuenta que nadie nace sabiendo.

Cerrar ventana